Viviendas sostenibles con energía fotovoltaica y placas solares

Viviendas sostenibles son aquellas que cumplen con los requisitos de eficiencia energética.

La eficiencia energética significa utilizar menos energía para hacer las mismas tareas, es decir, eliminar el derroche de energía. La eficiencia energética aporta una serie de beneficios: reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, disminución de la demanda de importaciones de energía y reducción de nuestros costes a nivel doméstico y económico. Aunque las tecnologías de energías renovables también contribuyen a conseguir estos objetivos, la mejora de la eficiencia energética es la forma más barata -y a menudo la más inmediata- de reducir el uso de combustibles fósiles. Existen enormes oportunidades para mejorar la eficiencia en todos los sectores de la economía, ya sean las viviendas sostenibles, el transporte, la industria o la generación de energía.

En la vivienda y los edificios

Los arquitectos y diseñadores buscan optimizar la eficiencia de las edificaciones y después incorporar tecnologías de energías renovables como son la energía fotovoltaica o la aerotermia. También se pueden hacer cambios en las edificaciones existentes para reducir el uso y los costes de la energía. Estos pueden incluir pequeños pasos, como la elección de bombillas LED y electrodomésticos eficientes, o esfuerzos más grandes como la mejora del aislamiento y la climatización y la implantación de soluciones a medida, los cuales permiten crear un ambiente donde el bienestar, la eficiencia y el ahorro imperen; ya sea en pisos, viviendas unifamiliares, oficinas, fábricas, industria, etc.

Como funciona la energía fotovoltaica?

Recurriendo a la energía solar y al uso de las placas fotovoltaicas. Esta tecnología se basa en el hecho que los rayos solares chocan contra las placas, que están compuestas por materiales semiconductores. Estos materiales transforman la energía que reciben de los rayos solares, en electricidad.

Las placas solares están compuestas por las celdas solares. Estas son las encargadas de realizar esta transformación. Son pequeñas células fabricadas en silicio cristalino o arseniuro de galio. También se mezclan con fósforo y el boro para formar dos partes: una con electrones negativos y otra con electrones positivos.

El sol al caer sobre las placas, permite que los fotones muevan los electrones de la parte donde sobra carga negativa hasta la parte en la cual falta. A medida que los fotones liberan electrones, se irá generando más electricidad. Es así como se consigue la corriente continua, que se irá almacenando en baterías hasta que finalmente se convierta en corriente alterna, que es la que llega a nuestro hogar.

Cómo se calcula?

El número de paneles depende del consumo, de cómo se consuma e incluso de las características geográficas de la zona de residencia. Sin embargo, podemos hacer una estimación según si el consumo es bajo, medio o alto. Así, en una vivienda con un consumo de hasta 2.000 kWh, serán necesarios de 2 a 4 paneles. En una casa con un consumo de 2.000 a 5.000 kWh, serán necesarios entre 5 y 7 paneles. Así mismo, un hogar con un consumo superior a 5.000 kWh requerirá más de 7 paneles.

Para seleccionar el número adecuado también es importante tener en cuenta las características de las placas por las cuales optamos y las características del inmueble.

Haciendo frente al cambio

Las investigaciones han demostrado que el 30% del potencial de ahorro energético de las tecnologías de alta eficiencia se pierde a causa de una serie de factores sociales, culturales y económicos. Abordar estos factores es también un componente importante para hacer que nuestra economía sea más eficiente desde el punto de vista energético sostenible.

Descubre con TerraSolari los sistemas más adecuados para tu hogar, empresa o industria, y te ayudaremos con propuestas personalizadas, presupuestos exactos, en los cuales te detallaremos los materiales, aspectos como el tipo de inmueble, su ubicación, las horas de sol, el consumo diario, el tipo de instalación y mano de obra.

Ir arriba